sábado, 7 de mayo de 2016

¿Qué es la IDA (Ingesta Diaria Admisible)?

Un dato que no mucha gente sabe es que nada es venenoso de por sí, sino que depende de la dosis que recibamos de ello. Así, nadie ha muerto por ingerir una molécula de cianuro o de veneno de serpiente, pero sí puede hacerlo si ingiere una cantidad más elevada. Por eso existe la Ingesta Diaria Admisible (IDA), que se puede definir como un índice capaz de medir el grado de peligrosidad de la ingesta de un aditivo alimentario.



La definición más formal  de la IDA expresa que es la cantidad aproximada (en miligramos) de un aditivo presente en un alimento, expresada en relación con el peso corporal y que se puede ingerir a diario, durante toda la vida de una persona, sin que llegue a representar un riesgo apreciable para la salud. De esta forma, puede situarse entre 0 y cualquier cantidad por miligramos por kilogramo de peso corporal al día.

Ahora bien, muchos pueden pensar que la IDA no tiene por qué ser muy exacta, y con acercarte a ella podrías estar realmente pasando de la dosis. Pues bien, quien dice esto es porque no sabe como funciona exactamente esto, y es que antes de que se publique la IDA tienen que realizarse rigurosas pruebas en laboratorio. La principal pega de esto es que las pruebas se realizan en diversos animales, pero no en humanos (esto se hace por la razón de que no es ético cargarse a decenas de humanos en un experimento). Una vez realizada la prueba en todos los animales y observada la cantidad que, tomada a diario, no afecta a ninguno de los animales del laboratorio, se obtiene un valor. Este valor aún no es la IDA que se establece para los humanos, y es que hay que tener en cuenta varios factores más, entre los que destacan dos principales:

- Que el ser humano sea más sensible al producto en cuestión que el más sensible de los animales sometidos a las pruebas.

- Que ciertas personas sean más sensibles al producto en cuestión que otros seres humanos.

¿Qué se hace ante estos problemas? Está claro que el resultado obtenido tiene que ser reducido, pues puede que realmente afecte a los seres humanos si no se hace, pero ¿hasta cuanto se reduce? Si pensáis que se divide entre dos o incluso entre diez para establecer la cantidad, aún estáis lejos de la cantidad real. El resultado obtenido en laboratorio se divide entre 100 para establecer la IDA en humanos. Así, si se obtiene que la dosis de aspartamo admisible por día es de 5 g/kg de masa corporal (que de hecho es lo que se obtuvo de verdad), esta cantidad se divide entre 100 y se sitúa así en 50 mg/kg de masa corporal. De esta forma, además de asegurarnos de que los seres humanos seamos más sensibles que cualquiera de los animales sometidos a prueba, también nos sirve para el caso de que, si alguien se pasa de la dosis diaria por una ingesta de alimentos excesiva (lo cual no es nada fácil), siga estando por debajo de la dosis.


Concluyendo esta entrada, podemos decir que podemos fiarnos una vez más de las leyes alimentarias que nos protegen a la hora de comer, y es que el hecho de ver un titular que diga "El aditivo X produce cáncer en ratones" no nos dice nada. Habría que ver en que dosis se producen problemas en la salud de los animales y compararla con la cantidad de esa sustancia a la que estamos expuestos los humanos.

Fuentes:
Wikipedia (IDA)
Eufic

No hay comentarios:

Publicar un comentario