miércoles, 13 de septiembre de 2017

¿Influye dónde vivo en el riesgo de morir por cáncer?

Esta es una pregunta que nos solemos hacer al tratar temas como el cáncer, y es que se suele decir que"el código postal es más importante que el código genético". Pues sí, es cierto que hay estudios que demuestran que según en que región vivas, es más o menos fácil morir a causa de un tumor. Una buena forma de ilustrarnos es gracias a este mapa de Europa en el que podemos ver el ratio de fallecimientos por cáncer según cada una de las regiones del continente (en el año 2012):



Si nos fijamos en España, observamos claras diferencias entre unas Comunidades Autónomas y otras. Por ejemplo, vemos que Asturias, Galicia o Castilla y León son las comunidades donde más gente muere por cáncer por cada 100.000 habitantes. En cambio, Andalucía, Murcia o Madrid son las que más bajas tienen dicho índice. ¿Por qué? Lo primero que podemos pensar no es sino que dichas regiones tienen más malos hábitos que otras (fumar, beber alcohol o no hacer deporte) y que por eso es más fácil que a una persona le aparezca un tumor, y por tanto que fallezca. También podríamos pensar que hay algo, ya sea una mayor cantidad de antenas de radio (cosa que tras muchos estudios no se ha demostrado que sea capaz de producir cáncer) o un mayor índice de radón (declarada como sustancia cancerígena para el ser humano según la OMS) que está causando un aumento de las muertes por cáncer en dichas regiones.

Sin embargo, hay un factor del que ya hablamos en la anterior entrada de este blog que se nos suele olvidar a la hora de evaluar este tipo de resultados, la edad. Podría ser que estas diferencias entre unas comunidades u otras sea debido principalmente a la edad de las personas que habitan en cada zona, y es que quizás en unas regiones no solo se vive más que en otras, sino que hay mayor cantidad de personas mayores. Para ello, he creado este mapa basándome en los datos que nos ofrece el Instituto Nacional de Estadística para el año 2012 en cuanto a la edad media de la población de cada una de las Comunidades Autónomas de España (no confundir con las provincias), obteniendo el siguiente resultado:



Así, las zonas más oscuras son de aquellas Comunidades Autónomas en las que la edad media de la población es mayor, y las más claras donde es menor. Como podemos observar, este mapa es casi idéntico al anterior, coincidiendo aquellas regiones donde la edad media es mayor con aquellas en las que el índice de muertes por cáncer es mayor, ocurriendo lo mismo en el caso opuesto. Esto nos indicaría lo que estábamos sospechando, y es que el principal motivo por el que aumenta la probabilidad de morir de cáncer es, simplemente, el envejecimiento.


Pero no debemos precipitarnos, y es que aunque esta sea la razón principal, sí hay factores que pueden aumentar la posibilidad de que nos aparezca un tumor y que dependen exclusivamente de la zona en que vivamos. Por ejemplo, la radiación solar, que también está en la categoría de carcinógenos para el ser humano según la OMS. A pesar de ello, al ver el mapa del promedio de la radiación solar que llega a la superficie terrestre en España que nos ofrece la Aemet observamos esto:



Si lo comparamos con el mapa del cáncer, no tiene nada que ver. Y es que aunque la radiación solar sea un elemento importante a la hora de poder favorecer la aparición de tumores, no causa diferencias notables en las diferentes zonas de España. Observamos que, por ejemplo, zonas como Andalucía o Murcia, que son las que menos índice de mortalidad por cáncer tienen, reciben mucha más radiación que Galicia, donde el porcentaje de las muertes de este tipo es realmente mayor.


Otro caso es el del radón, que según la OMS es el causante de entre el 3% y el 14% de los casos de cáncer de pulmón a nivel nacional. Ayudándonos entonces de los datos del INE, el radón sería el causante en el peor de los casos de unas 3.000 muertes en España en el año 2012, un 2'7% del total. El mapa del índice de radón por zonas de España que nos ofrece el Consejo de Seguridad Nuclear es el siguiente:



Visto así, no podemos sacar conclusiones claras con respecto al índice de muertes por cáncer, y es que algunas regiones como Castilla y León o Galicia sí coinciden en cuanto a un mayor ratio de defunciones por tumores. Dado que puede ser el causante de hasta unas 3.000 muertes por cáncer de pulmón al año, es posible que la presencia de radón sí influya notablemente a la hora de representar el primer mapa. No obstante, este mapa no es tan preciso como el de la edad media, pues no es capaz de explicar por qué en la Comunidad Valenciana hay más fallecimientos por cáncer por cada 100.000 personas que en Andalucía, cuando es en esta última en la que mayor presencia de radón existe. Lo mismo ocurre con Aragón y Madrid.

También existen otros factores que pueden favorecer la aparición de un cáncer sin llegar a dejar un rastro importante a nivel regional. Uno de ellos es vivir cerca de una mina de carbón a cielo abierto, donde el riesgo de fallecer por cáncer de colon es casi un 10% mayor al resto de la población y el de pulmón un 6,6%. También aumenta de forma muy parecida para la gente que vive cerca de cementeras para los casos de cáncer colorrectal y de estómago. También sufren un riesgo elevado las personas dedicadas a la fabricación de pinturas, tintes, gomas, cuero, aluminio, ciertas sustancias químicas industriales y los conductores de camiones, posiblemente por su exposición a las emisiones de los motores diésel.

Es muy importante que tengamos claro qué cosas son responsables de la aparición de un cáncer y cuáles no. A pesar de que muchos crean lo contrario, tras una enorme cantidad de estudios no se ha demostrado que ni los teléfonos móviles ni las antenas de radio o cualquier otro tipo de aparato que emita radiación no ionizante sean capaces de favorecer la aparición de tumores. 

La conclusión que podemos sacar tras tener toda esta información es más o menos clara: sí, hay regiones en las que el ratio de muertes por cáncer es mayor que en otra, pero esto se debe principalmente a la edad media de cada zona, y aunque hay otros factores que también pueden afectarnos de la misma forma según la zona en la que vivamos, no son tan importantes como el envejecimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario